Japón en estado de emergencia por un nuevo avance del coronavirus

 

«La transmisibilidad de la variante Delta es extremadamente fuerte. Necesitamos más cooperación de la población para superar esta crisis» declaró el primer ministro Yoshihide Suga tras el anuncio de las medidas.

 

En total, 33 de los 47 departamentos japoneses, incluida la capital Tokio, que actualmente es sede de los Juegos Paralímpicos, se verán afectados, según una lista aprobada durante esta jornada por un comité de expertos en salud y que debe oficializarse rápidamente.

 

Desde fines de junio, Japón sufre su quinta ola de coronavirus, la más violenta hasta la fecha, agravada por la propagación de la variante Delta.

 

El viernes pasado se registró un récord de infecciones en el país, casi 25.900 casos en 24 horas, y en Tokio el promedio de nuevos contagios en siete días se quintuplicó en seis semanas.

 

El Ministerio de Salud informó este miércoles 24.321 infecciones en las últimas 24 horas, 4.228 de ellas correspondientes a Tokio.

 

En el mismo lapso murieron otras 42 personas de Covid-19, agregó el Ministerio, informó la agencia de noticias japonesa Kyodo.

 

Debido a este brote, el sistema hospitalario japonés se encuentra «en una situación grave», declaró el ministro encargado de la lucha contra la pandemia, Yasutoshi Nishimura.

 

Los hospitales están luchando para hacer frente al aumento de pacientes en estado grave, con una escasez de camas que obliga a muchos con síntomas más leves a permanecer en casa.

 

 

En concreto, el Gobierno extenderá el estado de emergencia de 13 a 21 departamentos a partir del viernes, lo que le permitirá cerrar los bares y restaurantes más temprano y que no sirvan alcohol así como limitar los movimientos de la población.

 

No obstante esas consignas no son respetadas rigurosamente.

 

El Gobierno prevé igualmente pedir a los centros comerciales y grandes tiendas que restrinjan el número de clientes que acogen en simultáneo, y a las empresas que se privilegie el teletrabajo para reducir en 70% los desplazamientos diarios de los empleados.

 

Por otra parte, Nishimura pidió a los gobernadores de todos los departamentos que refuercen las infraestructuras médicas, comenzando por reservas de oxígeno y más personal.

 

Paralelamente, Japón también va a intensificar la campaña de vacunación. Actualmente un 42% de la población está totalmente vacunada.

 

Desde el comienzo de la pandemia en diciembre de 2019, Japón registró 15.754 muertos por Covid-19, sobre un total de 1,36 millones de casos.

 

Terapia intensiva | La ocupación de camas en Argentina es la menor en casi un año

 

La sostenida baja en los contagios de coronavirus se tradujo en un cambio en la ocupación de camas de terapia Intensiva. Mientras que en el peor momento de la segunda ola se cancelaron las cirugías y se postergaron atenciones para dar prioridad a los pacientes críticos con diagnóstico covid-19 positivo, diez semanas después ocupan menos de un tercio de las camas y los internados con otras patologías los duplican.

 

De acuerdo con el reporte del Ministerio de Salud, hay 3173 personas internadas en estado crítico con coronavirus en todo el país, la cifra más baja de ocupación de camas de terapia intensiva desde el 17 de septiembre de 2020, cuando eran 3108.

 

Los datos dan cuenta de que la situación de las UTI logró descomprimirse luego del pico de 7969 que había alcanzado el 14 de junio, apenas 15 días después del máximo registro de contagios para un solo día desde el inicio de la pandemia. Al borde del colapso, las autoridades sanitarias de la mayoría de los distritos ordenó cancelar cirugías no urgentes y postergar atenciones para dar prioridad a la atención covid.

 

Desde ese entonces pasaron diez semanas en las que tanto los contagios como la ocupación de camas de terapia intensiva comenzaron una curva descendente. En el Gobierno se lo atribuyen en parte al avance de la campaña de vacunación, pero también a que tras una nueva etapa de asilamiento social se logró contener la segunda ola.

 

Según los datos de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), cuando la ocupación de camas con pacientes con coronavirus saltó del 58% al 73% a fines de mayo, la atención de otras patologías se redujo del 32% al 18%. En ese momento queda apenas el 9% de las unidades libres y la saturación del personal era extrema.

 

Sin embargo, la situación comenzó a revertirse desde ese entonces. El 30 de julio fue la primera vez que se reportó mayor ocupación de pacientes con otras patologías que los covid positivos, de acuerdo con el informe.

 

Pero el cambio más radical fue es que la SATI registró en su último reporte que hay más camas libres (28%) que pacientes internados con coronavirus (23%), los que se redujeron a menos de la mitad de las personas que presentan otras patologías (48%).

 

No obstante, la enfermedad sigue golpeando con fuerza a quienes llegan a una UTI, el 73,35% requiere de Asistencia Respiratoria Mecánica (ARM) y un 13% CAFO (Cánula Nasal de Alto Flujo).

 

close