La Municipalidad de Oberá permitirá la inhumación de personas fallecidas por COVID-19

Desde la Municipalidad de Oberá finalmente, analizaron la situación de inhumaciones en el Cementerio municipal para fallecidos por Covid 19, que hasta el momento estaba prohibida y resolvieron utilizar diferentes mecanismos para que pueda efectuarse.


Según Matías Frick, director de asuntos jurídicos “todas las cuestiones que tienen que ver con medidas sanitarias en este momento son dinámicas sujetas a cambios y actualización incluso al mencionar el protocolo vigente con el que se estaban manejando, comentó que ya tiene variables”. Ejemplificó que el mismo preveía la visita o el reconocimiento del cuerpo por parte de los familiares, cosa que hoy ya está prohibida.

 

 

Hoy estamos revisando la resolución que establece el protocolo con el cual se va a trabajar en la ciudad de Oberá en base a información que nos comunicó el área de infectología del Hospital SAMIC y en ese sentido también adjuntamos el protocolo del Ministerio de Salud Pública de Nación y él del equipo de antropología forense”. También analizamos información de algunas sociedades incluso internacionales para el manejo de cadáveres. Ratificó que la gran mayoría del trabajo lo realizan las funerarias y los centros de salud, y que la última parte, que corresponde a la inhumación propiamente dicha se hace en el cementerio La Piedad que corresponde al ámbito municipal.

 

 

Al referirse al hecho de las inhumaciones propiamente dichas, Frick dijo que ya se remitió al área correspondiente, cuál será el protocolo que deben utilizar de ahora en más para que quede claro, allí se especifican además cuáles son las formas con las que se trabaja, a fin de que no haya confusiones. “Creemos que hubo una interpretación errónea o una mala comunicación al respecto de la versión de que estaba prohibido” agregó.

 

Además, indicó que consideran muy importante atender esta cuestión, porque sostuvo que lo que se busca es ser empático con lo que le que está sucediendo al otro, y dicha situación merece un tratamiento adecuado. “Nosotros insistimos, y eso le sugerimos a las funerarias, que la mejor opción es la cremación por cuanto hoy no existe ni por la OMS, ni por la Organización Panamericana de la Salud, certezas de lo que sucede en cuanto contaminación que pueda ser contraproducente a futuro de un cadáver de una persona fallecida con COVID, pero consideramos el respeto por la autonomía y la voluntad de los familiares en caso de no quieran realizarla”.

 

 

Por último, también se refirió a las facilidades que el municipio y las distintas entidades le proporcionan a la familia para lograr una cremación a bajo costo. Pero aclaró que si las personas encargadas de la despedida optan por la vía tradicional de inhumar un cadáver «nosotros somos respetuosos de esa decisión y procederemos en consecuencia». “Con la debida individualización de la parcela donde se entierra a la persona de una profundidad mayor a la habitual y los equipos descartables totales para cada personal que trabaje en esa inhumación, tratando de evitar al máximo el riesgo y todas las medidas que sean necesarias” finalizó.