Para frenar el coronavirus, aplican nuevas restricciones en locales nocturnos en Oberá

Se trata de un paquete de medidas que busca regular la actividad de negocios luego de diversas situaciones de incumplimiento que se dieron durante el fin de semana. De esta manera, las autoridades municipales aplicaron nuevas restricciones en locales nocturnos de Oberá.


Se modificaron los horarios de eventos y cierre en los lugares habilitados de la Capital del Monte, y se redujo la capacidad de personas autorizadas (permanencia).

 

El anuncio fue hecho esta mañana en una rueda de prensa de la que participaron el director de Asuntos Jurídicos de la municipalidad, Matías Frick, el jefe de la Unidad Regional II, Crio mayor Héctor Araujo, el Juez de Faltas, Francisco Saa, y representantes del área de Control Municipal.

 

Si bien la notificación formal a los comerciantes se concretará la semana entrante, adelantaron que las medidas entran en vigencia automáticamente.

 

 

De esta manera se fijó una nueva franja horaria en la que los comercios del rubro gastronómico con funcionamiento nocturno podrán atender al público de 6 a 2 de la madrugada todos los días de la semana.

 

Aquellos lugares que estén autorizados a ofrecer shows en vivo, podrán realizarlos solamente hasta la medianoche.

 

El control será conjunto entre las áreas de inspección municipal y las fuerzas de seguridad” , señaló Matías Frick.

 

Además agregó que “ante el incumplimiento, ya sea del distanciamiento social, utilización de tapaboca, disposición de alcohol en gel y listado de personas presentes o que las mismas violen la distribución permitida, serán sancionados”.

 

restricciones en locales nocturnos en Oberá

 

Y recordó la aplicación de la ordenanza recientemente aprobada en el HCD, que fija multas a quienes no respeten la norma.

 

Por otro lado, en cuanto al factor ocupacional de dichos espacios, indicó que no se podrá superar las 100 personas.

 

Aquellos que estaban habilitados hasta ahora con un cupo superior a esos números serán reducidos automáticamente al nuevo, sin importar las características ni dimensiones”, manifestó.

 

Sostuvo que la reglamentación se origina ante la cercanía del invierno ya que los lugares al aire libre no se utilizan. Puntualizó que la propuesta de trabajar en la reducción de personas fue consensuada, porque la idea es evitar un cambio de categoría en cuanto a la situación epidemiológica nacional, que ubica a Oberá como una ciudad de medio riesgo sanitario por coronavirus.