El 12,7% de la población de Misiones tiene diabetes y recuerdan que es una de las enfermedades más riesgosas asociadas al coronavirus

Elizabeth Méndez, doctora a cargo del Programa de Control y Prevención de diabetes de Misiones, y encargada del Área de Enfermedades Crónicas no Transmisible del Hospital Escuela de Agudos Dr. Ramón Madariaga describió las enfermedades crónicas de mayor riesgo para el Covid-19 y enfatizó la importancia, controles y cuidados que hay que tener cuando se sufre diabetes.

Elizabeth Méndez – Radio República

 

La especialista manifestó que las afecciones más frecuentes relacionadas al Covid-19 son las enfermedades crónicas no transmisibles: diabetes, obesidad, hipertensión arterial. Sin embargo, remarcó que estas patologías ya eran un problema previamente a la pandemia de coronavirus.

 

Según precisó Méndez, un 12,7 por ciento de la población de Misiones es diabética, una cifra que deja a la provincia por encima de la media nacional, además advirtió que solo el 50 por ciento sabe de su enfermedad y accede a un tratamiento.

 

Diabetes y Covid

La diabetes es conocida como la enfermedad silenciosa, pero cada vez alcanza a más personas.

 

También indicó que entre el 20 y 50 por ciento de las internaciones en el mundo por coronavirus, los pacientes tenían diabetes. Mientras que un 20 o 30 por ciento de las muertes en menores de 60 años, está relacionado con alguna alteración metabólica, diabetes o disglucemia.

 

El impacto del coronavirus en estas enfermedades es sumamente importante”, subrayó. Y aclaró que estas patologías no generan mayores posibilidades de contagios, sino que contribuyen a que el paciente tenga una evolución mucho más grave de la enfermedad.

 

La profesional explicó que las enfermedades crónicas ponen a la persona en un estado de inflamación metabólica, lo que las hace más susceptibles a desencadenar una “tormenta inflamatoria” que puede derivar en un rápido deterioro de la patología.

 

Es clave que los pacientes que tienen esta enfermedad tengan un buen control metabólico, del peso y se hagan los chequeos médicos”, recomendó Méndez. Al mismo tiempo mencionó que la hipertensión y la diabetes van de la mano de la obesidad. En ese sentido, indicó que casi un 60 por ciento de las personas aumentaron de peso desde el inicio de la pandemia hasta la fecha.

 

También recordó que la diabetes es una enfermedad crónica, donde puede haber una alteración del páncreas; en la diabetes tipo uno se produce una falta de insulina; mientras que en la diabetes tipo dos el páncreas no funciona por otras cuestiones ajenas a la insulina, todo esto va unido a la obesidad y al sedentarismo.

 

En la diabetes dos que es el 90 por ciento de los casos podemos prevenir de la mano de la educación; con una buena alimentación, que es todo un desafío en esta época de pandemia debido a los cambios de hábitos”, explicó la especialista, que además señaló que la diabetes tipo dos es hereditaria; mientras que la diabetes tipo uno se relaciona a un cuadro inmunológico.

 

Por otro lado, hizo hincapié en la ansiedad y el estrés como consecuencia de la pandemia que, según Méndez, incide en “el hambre emocional”. Y sostuvo que las poblaciones más vulnerables son los niños y los adultos mayores.

 

Recién ahora estamos viendo la repercusión, los cuadros de depresión, el aumento de la obesidad, y esto irá aumentando con el paso del tiempo”, comentó.

 

Por otro lado, la profesional instó a evitar los hidratos de carbono, las comidas con grasas, snacks, y todos los alimentos ultraprocesados que hacen que sumado al sedentarismo amplificado por la pandemia, el aumento de peso sea cada vez peor.

 

Acá consumimos muchos alimentos ricos en grasas, se come no tanta verdura y frutas como deberíamos comer”, comentó Méndez y atribuyó esto a los cambios en el estilo de vida o como lo definió “la occidentalización” de la sociedad.

 

Finalmente, la especialista concluyó instando a realizarse un chequeo anual en caso de no poseer patologías, y en caso de tener alguna enfermedad esto dependerá de cada médico.