Coronavirus en Misiones: desde la Provincia aseguran que el protocolo «está preparado» para lidiar con casos positivos como los detectados en varias escuelas

El director de Protección de la Salud Docente y Control Laboral del Consejo General de Educación (CGE), Gaspar Argüello, señaló que desde el comienzo de las clases el 9 de marzo, luego del regreso a la presencialidad “se reactivó todo desde cero y es donde comienzan a surgir las dudas y miedos» ante la presencia de casos positivos de coronavirus en diferentes establecimientos, pero garantizó que las medidas de prevención están preparadas para enfrentar esta situación.

Gaspar Argüello – RadioActiva


Tras el retorno de las clases presenciales, ya se confirmaron nuevos casos de coronavirus tanto en estudiantes como docentes de las diferentes escuelas de la provincia como Eldorado, Leandro N. Alem y San Vicente. En Posadas, fueron confirmados dos casos de Covid-19 positivos de alumnos que pertenecen al Instituto Roque González y al Instituto Superior Santa María.

 

Según el director de Salud Laboral del Consejo General de Educación, a diario reciben alrededor de 30 denuncias sobre casos sospechosos de coronavirus en distintos ámbitos de la provincia.

 

Por lo tanto, esto genera una contraposición con la necesidad tanto de los docentes como de los alumnos de continuar con esta modalidad, ya que “se considera que el año pasado fue perjudicial para los alumnos en cuanto a su aprendizaje”, indicó Argüello.

 

Es por eso que desde el CGE, se implementó un servicio de correo electrónico, donde los docentes o directivos planteaban a través de un mail las dudas acerca de cómo actuar ante un caso de Covid positivo.

 

En ese sentido, tanto el año pasado como a principios del 2021, dijo Argüello que recibieron denuncias acerca de “casos de coronavirus donde algunos son positivos, otros son por contacto estrecho y otros simplemente sospechosos; en base a eso desde el Consejo decidimos si corresponde una licencia, aislamiento o un seguimiento clínico”, explicó el director de Salud Laboral del CGE. Por el momento, ya se registraron 700 licencias docentes por Covid-19 positivo o contacto estrecho, aclaró.

 

Protocolos y normas de bioseguridad

 

Respecto a las normas de bioseguridad, las mismas fueron implementadas desde el período de presencialidad que comenzó el año pasado el 20 de octubre para estudiantes que debían realizar clases de prácticas profesionales, el mismo se extendió hasta el 17 de diciembre.

 

Además, alrededor de unas 456 escuelas con un total de 12.300 estudiantes y 2.300 docentes del nivel secundario de toda la provincia se sumaron a ese período de presencialidad.

 

Entre las principales normas para que el retorno de la presencialidad sea efectuado, están las denominadas burbujas, el cual es un lugar físico donde concurren personas que deben respetar e implementar los protocolos como el distanciamiento, lavado de manos y el uso del barbijo. Además, nadie con síntomas debe entrar a la burbuja, la misma tendrá la cantidad de personas tal que allí pueda mantenerse la distancia.

 

Ante ello, Argüello explicó que “lo que se plantean en estas normas de biodiversidad impuestas en las escuelas de la provincia, es una adaptación de las normas nacionales”.

 

Teniendo en cuenta esto, desde el CGE, se estima que si las normas impuestas en las escuelas son consideradas y respetadas, el único caso de Covid o simplemente por contacto estrecho, ya sea en alumnos o docentes, será por prácticas a nivel familiar y no en las escuelas.

 

“En cuanto a los casos sospechosos, lo ideal es que no tengan contacto con la burbuja, por ende se aconseja a los padres que no manden a la escuela a sus hijos en caso de que presenten algún síntoma, al igual que los docentes”, indicó el director de Salud Laboral.

 

En base a estas experiencias, “nosotros estamos convencidos de que tener un protocolo en períodos como estos, nos permitirá actuar con coherencia y equilibrio para beneficiar a los profesionales a continuar con su labor”, dijo. Y agregó que aquellos que sean parte del conjunto de las instituciones “tengan en cuenta que protegerse es una cuestión social”.

 

Aunque, finalmente reconoció que enero y febrero son períodos vacacionales, por ende las personas se ven expuestas al riesgo de contagio, al igual que con el retorno de la presencialidad de las clases, donde “los casos aumentaron”.

 

Sin embargo, “eso no quiere decir que nosotros debamos cambiar los métodos de controles y las normas, ya que se demostró que las mismas funcionan a nivel nacional, y desde la provincia solo fueron adaptadas para poder contener los casos”, concluyó Argüello.