Coronavirus: la industria del turismo español enfrenta una “catástrofe laboral” por la crisis del Covid-19 ante la pérdida de más de 300 mil empleos en 2020

En todas las ramas turísticas se destruyen empleo a un ritmo vertiginoso pese a los ERTE (regulación de empleo temporal). Los hoteles dan de baja a 54.302 en 2020 y las agencias de viajes cierran el año con 8.995 afiliados menos, informó el sitio español Preferente, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. «Al 31 de diciembre de 2020 había 755.613 trabajadores incluidos en un ERTE. De éstos, el 392.299 (52%) viven de cuatro sectores ligados al turismo.

De esta forma, el empleo turístico cierra el año 2020 con unas cifras catastróficas. La crisis del Covid-19, que ha tenido una incidencia negativa en la práctica totalidad de sectores económicos, se ha ensañado con unas empresas turísticas que tienen aún por delante una larga travesía por el desierto antes de llegar a la ansiada reactivación de la demanda.

«Los datos no mienten. Según la información recabada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, diciembre se ha cerrado con dos millones de ocupados en actividades vinculadas al turismo, lo que supone un retroceso interanual del 13,7%, o lo que es lo mismo, la destrucción de 327.325 puestos de trabajo», señalaron en la publicación.

Ninguna rama turística se libra de la sangría provocada por la crisis del coronavirus. La hostelería pierde 249.036 afiliados (194.734 en los servicios de comidas y bebidas y 54.302 en los de alojamiento); el apartado “otras actividades turísticas” sufre una disminución de 69.294; y en el sector de agencias de viajes y turoperadores se produce un recorte de 8.995 puestos de trabajo.

Los ERTE evitan “una sangría” aún mayor

Los datos de empleo turístico distan de los observados en el conjunto de la economía española, con un tímido descenso de ocupados del 1,9%. En el sector servicios ocurre algo similar, con una bajada interanual del 2,2%. En diciembre de 2020, los afiliados en alta laboral a la Seguridad Social se reducen, en variación absoluta, en 356.784 personas.

Volviendo al turismo, la cifra de asalariados, que representa el 76,9% del total de trabajadores afiliados en dicho sector, sufre un drástico recorte del 16,7% respecto al mismo mes del año anterior. Por ramas de actividad, los mayores descensos de empleo asalariado corresponden a hoteles (-22%), agencias de viajes (17,4%) y servicios de comidas y bebidas (-18,8%).

A las bajas registradas en un 2020 aciago hay que añadir los decenas de miles de empleados turísticos que siguen incluidos en expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE).

En el sitio especializado Preferente se adelantó que al 31 de diciembre de 2020 había 755.613 trabajadores incluidos en un ERTE, de los cuales 392.299 (52%) viven de cuatro sectores ligados al turismo. Se trata de hoteles (111.479 afectados), agencias (24.942), aerolíneas (14.488) y servicios de restauración (241.390).