Médico misionero afirmó que la vacuna rusa contra el Covid-19 podrá protegernos de la enfermedad o bien minimizar sus efectos

La vacuna rusa contra el coronavirus, conocida como Sputnik-V, según el propio gobierno de ese país es la primera fórmula contra el Covid-19 registrada en el mundo. Tras el anuncio en agosto sobre la aprobación de la vacuna, las autoridades de Argentina informaron la adquisición de unas 25 millones de dosis que llegarían entre diciembre de 2020 y enero de 2021.


El médico misionero Juan Ignacio Veller (CRM-RS 39189), quien junto a su hermano Rodrigo Nicolás Veller (MN 161493) administran un canal de Youtube sobre medicina, ahondó en las especificaciones sobre el funcionamiento y las implicancias de la Sputnik-V. Lo que se sabe es que la fórmula produce anticuerpos contra el coronavirus y que, según el Fondo Ruso de Inversión Directa -desde donde financian la producción-, es segura para nuestra salud.

 

vacuna rusa

Juan Ignacio Veller.

 

La vacuna está formada por un adenovirus que causa un resfrío común y otras proteínas. En la fabricación se cortan las secuencias del ADN del virus que son capaces de producir la enfermedad y después se toma al SarsCov2, al que también se lo modifica y se lo fusiona al adenovirus. Cuando nos la inyectemos, nuestro cuerpo generará anticuerpos y el virus no va a poder infectarnos, o la infección no será tan grave”, explicaron. 

 


Vacuna rusa contra el coronavirus: será necesaria una segunda dosis de refuerzo

 

vacuna rusa

 

Especificaron que esta vacuna consta de dos dosis: una primera aplicación (día 0) y una segunda en el día 21, que sería un refuerzo con el que se espera aumentar la respuesta inmunológica. Entre otras de las características del medicamento, indicaron que “viene en dos formas: una líquida (Gam Covid Vac) y otra en polvo (Gam Covid Vac Lyo)” y se aplica en el músculo deltoides (en el hombro).

 

Cabe destacar que, antes de aprobarla para su aplicación masiva, debe pasar por diversas fases de pruebas. En una primera etapa la droga se aplica en animales y cuando se haya demostrado su eficacia, seguridad y calidad ya puede ser aplicada en humanos. Aquí comienza la fase 1 donde se la prueba en un pequeño grupo de personas, luego la fase 2 que ya implica el testeo en pacientes y la fase 3 de aplicación en poblaciones amplias.

 

Después de que se realizaron los ensayos con animales, se aprobaron los estudios de fases 1 y 2. Los pacientes sanos tenían entre 18 y 60 años y no tenían evidencia actual o previa por SarsCov2, se los dividió en dos grupos de 38 personas de las cuales 18 fueron para fase 1 y 20 para la fase 2. Evaluaron de forma individual si alguno de los componentes tenían efectos adversos, la seguridad y la inmunogenicidad”, precisó Juan Ignacio.

 

A las últimas 20 personas se les aplicó el esquema de vacunación tal como se explicó previamente con dos dosis y su respectivo seguimiento que constó de 42 días hasta la fecha del anuncio de su eficacia por el gobierno ruso (en agosto). En contracara, respecto a los efectos secundarios, indicaron que “son leves”:

 

-dolor de cabeza,

 

-dolor muscular en la zona donde fue aplicada la vacuna,

 

-fiebre,

 

-dolores articulares o cansancio.


La vacuna rusa contra el Covid-19 generó un 100% de respuesta inmune en 20 días

 

vacuna rusa

 

Sobre la respuesta inmune sostuvieron que al día 14 del seguimiento el 85% de los pacientes participantes lograron formar anticuerpos contra el coronavirus y en el día 21 el 100% de las personas habían alcanzado el objetivo. “Los anticuerpos son capaces de neutralizar al virus. En modelos animales ya se había visto que la vacuna era segura y estimulaba al sistema inmunológico”, agregó.

 

A partir de estas evidencias científicas sobre la efectividad de la vacuna rusa Sputnik-V, el médico misionero manifestó que “parece ser segura y bien tolerada, ya que ningún participante tuvo que abandonar el estudio. Además induce a una fuerte respuesta inmune en el cien por ciento de los pacientes. Ahora habrá que esperar los estudios posteriores para decir que la vacuna nos protege del SarsCov2”.

 

En la fase 3, señaló, esperan “reclutar” unos 40 mil pacientes de diferentes edades y con otras características como por ejemplo comorbilidades, es decir dos o más trastornos o enfermedades en la misma persona, y en grupos denominados de riesgo. Vale mencionar que, además de la vacuna rusa, el gobierno argentino espera adquirir también la fórmula de Oxford, producida por el laboratorio AstraZeneca

 

El ministro de Salud, Gines González García, había adelantado que «ni bien se promulgue la ley que declara de interés público la compra y distribución de vacunas contra coronavirus, vamos a firmar con AstraZeneca, con capacidad de producción a partir de marzo, que va a llegar hasta fines de junio-julio (del 2021), por 22,4 millones de dosis de vacuna». De esta manera, Argentina comprará un total de 47.4 millones de dosis.