Ministros de Educación de todo el país aprobaron por unanimidad la resolución para el regreso «progresivo y seguro» a clases, pero dependerá de cada provincia

El Consejo Federal de Educación aprobó por unanimidad una guía epidemiológica para volver a las clases presenciales «cuando el riesgo sea muy leve» en cada distrito y queda a criterio de cada jurisdicción la alternativa de “desplegar actividades educativas no escolares, de revinculación, en espacios abiertos”, afirmó al final de la tarde de este jueves el ministro de Educación Nicolás Trotta. 

 

Las provincias que tengan un protocolo aprobado y tengan una realidad epidemiológica de bajo riesgo podrán pensar en la posibilidad de un regreso paulatino, grupal y en espacios abiertos en las escuelas, fue parte de las decisiones que tomaron en la reunión virtual del Consejo que integran todos los ministros de Educación de las provincias argentinas y en la que participaron además como invitados, sindicalistas de gremios docentes. 

 

Sergio Romero, secretario general de la Unión de Docentes Argentinos, dijo al respecto que todo se vuelve una cuestión de inversión de parte del Estado Nacional a las distintas jurisdicciones, ya que las provincias tendrían que hacerse cargo de las adecuaciones necesarias para atender a los alumnos en las condiciones establecidas en los protocolos. 

 

Al término de la reunión realizada a través de videoconferencia, el ministro de Educación de  la Nación, Nicolás Trotta, aclaró que no se trata de un “regreso a clases”, sino de  actividades de revinculación educativa no escolar en espacios públicos para los estudiantes de jurisdicciones en las que el riesgo de contagio de coronavirus sea bajo. “No es regresar a clases”, remarcó, y adelantó que la propuesta que fue aprobada por unanimidad al final de la tarde de este jueves tendrá que ser aprobada por los gobernadores de cada provincia. 

 

“Hay criterios epidemiológicos para restablecer las actividades presenciales en las instituciones educativas”, señala el documento difundido por el Ministerio de Educación.

 

No obstante, la aplicación efectiva del regreso a las aulas deberá ser autorizada por cada gobernador, que reparará en la situación epidemiológica de su distrito para dar el visto bueno o no.

 

En el caso de Misiones, será responsabilidad del gobernador Oscar Herrera Ahuad, quien para el caso, resuelve según los informes proporcionados por el Comité de especialistas al frente del cual está el vicegobernador Carlos Arce y que está integrado además por el ministro de Salud Pública, Oscar Alarcón; el de Educación, Miguel Sedoff, entre otros.

 

“Se aprobó por unanimidad de las 24 jurisdicciones educativas una resolución que permite proyectar un regreso seguro en varias jurisdicciones, y en algunas jurisdicciones con riesgo medio poder llevar adelante actividades en espacios abiertos que no incluye el regreso a clases”, señaló Trotta en una rueda de prensa en el Palacio Pizzurno, donde encabezó la reunión virtual con sus pares.

 

“Cada jurisdicción, a partir del análisis específico puede ir avanzando en la necesidad que tenemos de recuperar los aprendizajes y dar una respuesta que permita restablecer ciertas instancias de revinculación escolar”, agregó el ministro de Educación.

 

Penúltima jornada de capacitación

Mientras tanto, los docentes misioneros transitaban este jueves la cuarta jornada destinada a analizar las instancias del regreso a la presencialidad en las aulas en sus establecimientos. De norte a sur, más allá del estudio pormenorizado de la documentación que se propuso, directivos consultados aseguraron que el principal punto de debate fue cómo evaluar el rendimiento escolar. 

 

Sobre esta cuestión, en mayo último, desde las áreas de Educación en la provincia se sostuvo que “la calificación es un componente de la evaluación que en ningún momento renunciamos a evaluar. La que hacemos es una evaluación formativa porque queremos ir a otros modelos de evaluación”. Fue el momento clave en el que muchos estudiantes comenzaron a abandonar la tarea que se le proponía en la virtualidad, según lo confirman directivos de colegios en las ciudades y en las zonas rurales. 

 

Con la llegada del fin del ciclo “normal” de clases, la urgencia pasa por cómo calificar el rendimiento de cada estudiante, en todos los niveles. Factores como las condiciones socioeconómicas de las familias, ausencia de la tecnología adecuada, de conectividad o de desinterés simplemente, fueron señaladas por directivos de ámbitos privados y públicos como obstáculos a la hora de traducir ausencias o rendimientos en notas. 

 

Mañana viernes será la última jornada de la Semana Federal de Capacitación Docente Continua y la discusión se irá cerrando en cada establecimiento, volcada luego a un escrito que será presentado ante las autoridades provinciales para ser tenida en cuenta a la hora de tomar las decisiones sobre la continuidad del proceso educativo que tiene una primera definición desde hace rato: la unificación del ciclo lectivo 2020 con el de 2021, ya que “se cierra a fines de marzo o comienzo de abr

close