Coronavirus en la Argentina: el Gobierno cambia el protocolo sanitario para que los alumnos regresen a la escuela

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, presenta por estas horas a sus pares de todo el país un nuevo índice epidemiológico que dividirá el territorio nacional según el riesgo de contagio en alto, medio y bajo. En base a eso, de definirá qué grados podrán volver a las clases y cómo será el regreso a las aulas.

 

La decisión política es que una vez que se apruebe el nuevo formato, los alumnos regresen a las escuelas. Como ya se había anunciado, la primera tanda será con los estudiantes que estén cursando el último año del ciclo, ya sea en primaria o secundaria.

 

 

Entre los puntos clave que se tratan ahora, según adelantaron fuentes oficiales, se dispondrá que para pasar de año «hay que acreditar saberes». Y aquellos que terminen el colegio, es decir los de quinto o sexto año -dependiendo de la jurisdicción-, tendrán que aprobar un examen con «saberes básicos». El resto de los alumnos, pasarán de año. Aunque la intención de Trotta es que se unifiquen los ciclos lectivos de este año y de 2021.

 

 

Hasta ahora, solo pueden retomar las clases en las provincias donde la circulación del virus es baja o nula. Solo lo pudieron poner en marcha seis provincias, aunque algunas después volvieron para atrás.

 

 

Mientras dure la pandemia, además, solo se podrán ocupar la mitad de las aulas, lo que requerirá que los alumnos vayan a las escuelas por tanda, una mezcla de presencialidad y virtualidad. Siempre, respetando los protocolos, distanciamiento social y barbijos.

 

 

Este nuevo índice debe ser aprobado el jueves por el Consejo Federal de Educación, que reúne a los ministros de las 24 provincias. Esta tarde, Trotta encabeza una reunión informativa con los ministros provinciales para discutir propuestas para el regreso a las aulas tras la suspensión de las clases presenciales por la pandemia de coronavirus hace seis meses.

 

 

En paralelo, el gobierno nacional habilitará a la ciudad de Buenos Aires para avanzar con la revinculación de los 6500 alumnos que desde que comenzó la cuarentena por el coronavirus no tuvieron contacto con sus maestros.

 

 

El domingo, después de meses de negociaciones, Trotta había hecho algunos guiños de que habría un cambio en la política educativa. «No hace falta la vacuna para volver a clases, pero tiene que haber datos objetivos que nos permitan dar pasos seguros», dijo el funcionario. Y agregó: «Desde un principio la prioridad han sido las y los alumnos que finalicen un ciclo».

 

 

 

Fuente: La Nación

close