Coronavirus en Posadas: solicitan responsabilidad y solidaridad para reducir el nivel de contagios que se duplicó en los últimos días

Los números de casos positivos de coronavirus preocupan a toda la provincia y principalmente a los jefes comunales donde se concentra el mayor número de contagios, tales como Posadas y Puerto Iguazú.

 

En aumento en las últimas dos semanas, el número de contagios confirmados se duplicó dos veces: primero de 5 a 11 y luego a 21. Si se toma más distancia, el crecimiento de la curva es todavía más empinado: del 29 de julio al 29 de agosto hubo 7 contagios y desde esa fecha hasta hoy, se registraron 44, lo que marca un incremento intermensual de 528%.

 

Sobre el tema, el intendente de Posadas, Leonardo Stelatto, relacionó este cambio de situación, que aunque no sea grave es preocupante, con la falta pronunciada de cumplimiento del protocolo vigente en este tiempo de pandemia y pidió «responsabilidad y solidaridad» a la población.

Preocupación por el brote de coronavirus en la ciudad.

 Leonardo Stelatto, intendente de Posadas.

 

«Esto es día a día, con mucha responsabilidad y solidaridad, depende de nosotros. Si nosotros nos cuidamos, si se cuida el amigo, el vecino, el ciudadano, esto tenemos que superarlo rápidamente«, reflexionó el jefe comunal posadeño en diálogo con Red Ciudadana en la mañana de este jueves.

 

Remarcó que «esta es una tarea muy solidaria. El comerciante tiene que entender también que tenemos que cuidarnos entre todos, cuidar a la gente, al cliente que va a entrar al local. También en los lugares donde tenemos entretenimiento y recreación, necesitamos sumar a todos con responsabilidad«.

 

Los números que preocupan se relacionan con la cantidad total de casos confirmados que pasó en los últimos 31 días de 54 a 98, lo que indica que durante el último mes, prácticamente se observó la misma cantidad de contagios que hubo en los 5 meses anteriores.

 


Leé todo sobre coronavirus haciendo click aquí.


 

Con la concentración de números de contagios en la Capital provincial, el intendente pidió «a los vecinos que cuando vean una anormalidad, hagan la denuncia correspondiente para que se actúe de inmediato, para verificar el cumplimiento del protocolo«, en alusión a las incontables fiestas clandestinas que se suceden a lo largo de la ciudad y se repiten en las localidades más alejadas, lugares que se transformaron en agentes multiplicadores del virus.

 

                                                    Alcohol y descontrol en fiestas clandestinas a lo largo y ancho de la provincia.

 

Inercia, dejadez, falta de amor al prójimo, irreverencia y falta de educación podrían ser algunas de las condiciones presentes en cada uno de quienes en el contexto actual de la pandemia, aún pone en duda su existencia e insiste en cuestiones mezquinas como «necesito respirar» o «a mí no me contagia» y en consecuencia actúa de manera irresponsable, ayudando a propagar el virus.

 

La población entera debería ser guardiana de las medidas de protección. Llevar o no barbijo y llevarlo bien puesto -cubriendo mentón, boca y nariz- es un mínimo sacrificio para evitar un contagio y una muerte segura para muchos adultos y/o menores aquejados por otras dolencias.

 

Sólo el último fin de semana se detectaron más de 20 fiestas clandestinas, algunas de ellas con más de 100 invitados, todas ellas con la capacidad de convertirse en focos masivos de contagio. Y así, en nombre de la «unión familiar», se producen contagios que alcanza a familias enteras; en nombre de la necesidad de «gastar energías», se apagan las de cientos que ya no pueden respirar.
No es el miedo, sino la responsabilidad y el amor al otro los motores que deben guiar nuestro accionar hoy, para evitar males mayores y para poder soñar en serio con la posibilidad cierta de que «pronto volveremos a encontrarnos» y las risas inundarán de alegría los patios escolares, las calles de gente ávida de comprar y los negocios ¡por fin! levantarán sus persianas y habrá un lindo día por-venir. Mientras tanto, cuidémonos…unos a otros.

 

 

Tal como lo expresó el intendente posadeño y le repiten sus pares de otras localidades, la irresponsabilidad es de una parte de la sociedad misionera que decidió burlarse del enorme esfuerzo que viene haciendo todo el resto y está teniendo una incidencia directa en la circulación del virus en la provincia.

 

Fiestas clandestinas, reuniones sociales, partidos de fútbol, manifestaciones multitudinarias, se suceden en distintos puntos de la provincia sin otro efecto que favorecer la circulación del virus y con ello alejar la posibilidad de que los sectores de la economía que todavía no pudieron volver a generar ingresos, o al menos no en la medida en que lo hacían antes, puedan volver a la actividad plena o algo que al menos se le parezca.

 

La consecuencia directa de este accionar llevó al Gobierno provincial encabezado por Oscar Herrera Ahuad a extender la Emergencia Sanitaria en toda la provincia hasta el 31 de diciembre.