La vacuna contra el coronavirus de la universidad de Oxford produjo una “doble defensa” contra la enfermedad en su primera fase de testeo

La posible vacuna contra el nuevo coronavirus desarrollada en el Instituto Jenner, de la universidad de Oxford, generó en los pacientes que participaron de la fase 1 de testeos una “doble defensa” contra la enfermedad.

 

El reporte sobre los resultados de la primer etapa, que será publicado oficialmente en el medio especializado The Lancet el 20 de julio, indica que las muestras de sangre extraídas a los voluntarios mostraron que la dosis había producido tanto anticuerpos como linfocitos T citotóxicos, los cuales atacan y neutralizan células infectadas. Los científicos destacaron la producción de este tipo de linfocitos. Indicaron que, a diferencia de los anticuerpos, que distintos estudios sugirieron pueden desaparecer después de algunos meses, esta respuesta inmune puede permanecer en circulación durante años.

 

Lea más en coronavirus.misionesonline.net

 

Este aspecto del resultado adquiere una relevancia especial, considerando estudios recientes que porcentajes relevantes de personas que han cursado la enfermedad perdieron sus anticuerpos pocos meses después. Los resultados iniciales también sugirieron que la vacuna, llamada ChAdOx1 nCoV-19, es segura y no produce mayores efectos secundarios.

 

 

La fase 1 del estudio tuvo lugar en la ciudad inglesa de Oxford en abril, e involucró a 500 voluntarios. Actualmente, el proyecto que la universidad lleva a cabo con la compañía británico-sueca AstraZeneca se encuentra llevando a cabo dos fases distintas: una 2/3 en Inglaterra, y un estudios de fase 3 en Brasil y Sudáfrica. En el país sudamericano, 2.000 voluntarios se han inoculado desde el 23 de junio.

 

De ser los resultados igualmente positivos en estos casos, los científicos esperan tener lista la vacuna para octubre. AstraZeneca anunció a principios de junio que duplicó en estos meses su capacidad de fabricación y podría producir 2.000 millones de dosis. La mitad de ellas serían enviadas a países en desarrollo.

 

Al momento del anuncio, se reveló también que Estados Unidos se ha procurado 300 millones de dosis, en el marco de un acuerdo en el que comprometió más de USD 1.000 millones para garantizar las pruebas y la fabricación. El Reino Unido, en tanto, ha reservado otras 100 millones.

 

Según indicó David Carpenter, el titular del Comité de Ética de Investigación Berkshire, entidad que aprobó las pruebas de la universidad de Oxford, dijo que la vacuna podría estar a disposición de la población en septiembre. Esto sugiere que, de confirmarse su efectividad en octubre, podría comenzar a suministrarse de inmediato.

 

Fuente: Infobae

D.A.