Cómo fue la fiesta de 15 en Buenos Aires que derivó en una ola de infectectados

El 14 de marzo todo estuvo listo para la fiesta soñada de Abril. Su familia había llevado el día anterior la comida y la bebida al salón Alma de Hornero, de Moreno (Buenos Aires). En ese momento, las alarmas en el país ya estaban encendidas por el coronavirus: no se permitían eventos masivos y el máximo era de 200 personas.

 

El evento cumplía con la normativa: había 120 invitados. El dueño del salón tuvo un mal presentimiento que empeoró con una intensa lluvia que cayó ese sábado sobre el conurbano. Sugirió aplazar el evento hasta que las condiciones fueran óptimas.

 

La familia quiso seguir adelante con el cumpleaños de 15. Los invitados comenzaron a llegar pese al clima y fueron asistidos por unos 12 mozos, mientras un DJ pasaba música y un fotógrafo y un camarógrafo inmortalizaban el momento. Tres personas atendían la cocina.

 

Lea más en https://coronavirus.misionesonline.net/

 

Entre los asistentes estaba Eric Torales, el primo de la cumpleañera. El joven de 25 años había llegado el 13 de un viaje por Estados Unidos y su familia lo sabía. No hicieron caso a la cuarentena obligatoria que el Gobierno ya había impuesto a las personas que regresaban del exterior, y más aún, de países considerados de riesgo.

 

El dueño de Alma Hornero, Edgardo López, también estaba en el salón esa noche y tuvo contacto con Torales. «En la mitad de la fiesta me lo presentaron. Me dijeron que había estado en Estados Unidos pero nunca pensé que había sido el día anterior. No tenía síntomas», contó.

 

«Ese día llovió mucho y también estaba el fantasma del coronavirus. Teníamos miedo. Yo tenía un mal presentimiento, sentía que venía todo mal barajado y les di la posibilidad de suspenderlo. Lo quisieron hacer igual, si no la historia hubiera sido otra», dijo el organizador del evento.

 

Este miércoles, una semana después de la fiesta, murió el abuelo de Abril y de Eric por Covid-19. «Es como estar en una película muy macabra. Esto va a ser un antes y un después, tiene que servir como escarmiento. Tenés que ser muy mala persona para haber regresado del exterior y no guardar la cuarentena», continuó.

 

 

El joven podría ser imputado por homicidio culposo

Por estas horas, el fiscal de la causa, Santiago Marquevich, analiza si amplía la imputación al joven que asistió a la fiesta y violó la cuarentena obligatoria. A la figura de propagación de una enfermedad contagiosa y peligrosa para las personas podría agregarse el homicidio culposo tras la muerte de su abuelo, Luis Suárez, indicaron fuentes del caso a este medio.

 

El juez federal de Morón, Néstor Barral, accedió al pedido del fiscal y solicitó la declaración indagatoria, la retención de los documentos de viaje y el arresto domiciliario de Torales.

 

El joven, que vive en Palermo, no solo contagió a Suárez y a su esposa -que está internada en terapia intensiva-, sino también a otras 11 personas, entre ellas, la quinceañera y a su mamá. Además, hay entre 10 y 15 casos que están en estudio, con síntomas de Covid-19. «Los médicos sospechan que todos están infectados. El número puede llegar a 20», indicaron fuentes de la investigación.

 

La causa se inició por la denuncia de la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, también a través del correo electrónico, cuando el aislamiento preventivo y obligatorio recién empezaba.

 

Fuente: TN

D.A.

The post Cómo fue la fiesta de 15 en Buenos Aires que derivó en una ola de infectectados appeared first on MisionesOnline.